Ataques rusos en ciudad ucraniana de Leópolis dejan al menos 6 muertos

Al menos seis muertos y ocho heridos dejó este lunes un serie de “potentes” ataques rusos con misiles en Leópolis, gran ciudad del oeste de Ucrania, informaron autoridades locales.

“Por ahora, hemos contabilizado seis muertos y ocho heridos. Entre las víctimas hay un niño”, reportó el gobernador Maksym Kozitsky en Telegram.

El gobernador precisó que los bombardeos habían alcanzado infraestructuras militares y un garaje de neumáticos, lo que provocó incendios.

Espesas columnas de humo gris se elevaban detrás de los edificios de apartamentos, relató un residente del suroeste de Leópolis.

“Cinco potentes ataques con misiles de una sola vez sobre la infraestructura civil de la antigua ciudad europea de Leópolis”, anunció en Twitter Mijailo Podoliak, asesor del presidente Volodimir Zelenski.

El alcalde de la ciudad, Andriy Sadovy, confirmó el ataque diciendo en Telegram que los equipos de rescate acudieron al lugar de los hechos.

La empresa de ferrocarriles ucranianos afirmó en Telegram que “varios misiles cayeron cerca de las instalaciones ferroviarias”, sin causar víctimas y sin obstaculizar el tráfico.

“Los rusos siguen atacando de forma bárbara ciudades ucranianas desde el aire, declarando cínicamente al mundo su ‘derecho’ a… matar a los ucranianos”, denunció Podoliak.

Ataques intermitentes

Leópolis está situada lejos de la línea del frente y, al igual que el oeste de Ucrania, sufrió pocos ataques desde que comenzó la invasión rusa, el 24 de febrero.

El 26 de marzo, Leópolis sufrió una serie de ataques rusos, dos de los cuales dejaron cinco heridos y afectaron un depósito de combustible, según las autoridades locales.

La ciudad también fue objeto de un ataque el 18 de marzo que alcanzó una fábrica de reparación de aviones cercana al aeropuerto, sin causar víctimas.

El 13 de marzo, misiles de crucero rusos apuntaron a una importante base militar a unos 40 km al noroeste de Leópolis, matando al menos a 35 personas e hiriendo a 134.

Cerca de la frontera polaca, Leópolis se convirtió en una ciudad de refugiados para los desplazados y al principio de la guerra acogió varias embajadas occidentales trasladadas desde Kiev.