La pandemia también ha ocasionado que adultos mayores pierdan movilidad

Además de los miles de muertos y efectos secundarios, la pandemia del coronavirus también ha provocado que los adultos mayores pierdan la movilidad por el confinamiento al que han estado sometidos por más de un año.

Leticia Fernández llevó a su papá de 84 años de edad a aplicarse la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 al módulo ubicado en la avenida Urano esquina Lázaro Cárdenas del municipio de Boca del Río.

Ahí se percató que después de estar mucho tiempo sin tanta actividad física ahora le cuesta más trabajo caminar y valerse por sí mismo.

“Obviamente una persona grande entre más se queda estático más trabajo le cuesta salir a caminar y lo vemos ahora que lo tenemos que traer a la vacuna, no es lo mismo antes que caminaba más rápido”.

Con la inmunización pero manteniendo el distancimiento social y el uso del cubrebocas, espera que se reactive para preservar su estado de salud.