Mexicano en Australia vive una vida casi normal enmedio de la pandemia

Recientemente Australia llamó la atención del mundo, ya que en una escena inusual de la pandemia de coronavirus, 4, 000 espectadores se sentaron juntos mientras grandes jugadores como Rafael Nadal, Serena Williams y Naomi Osaka salían de una cuarentena de 14 días para jugar partidos de exhibición antes del primer torneo de Grand Slam del año en Melbourne, que comienza el 8 de febrero.

En entrevista con XEU noticias, Alejandro Oliva, un mexicano en Australia narró cómo es la vida en ese país donde lleva viendo unos 15 años.

“Australia lleva una vida casi normal pese a la pandemia porque tomó medidas a tiempo”, cuando inició la pandemia, destacó Alejandro Oliva.

Australia cerró fronteras cuando se percató que la situación era complicada en otros países y sólo podían entrar los australianos y sus familiares, así como residentes. Así, la pandemia está prácticamente controlada en Australia porque no dejó entrar a gente que represente un riesgo de infección.

Actualmente los casos de COVID-19 se pueden contar con los dedos en cada ciudad, algunas tiene 10 días sin ningún contagio, otros suman uno o dos casos.

Afirmó que cuando se registran un caso, las autoridades mandan a la casa a los pacientes por cinco días para evitar contagios.

Destacó que actualmente hay restricciones para llegar a Australia, los ciudadanos australianos deben de guardar 14 días de cuarentena y observación, para detectar cualquier síntoma.

“La estrategia es la prevención y cero tolerancia, ya que cuando hay casos se manda a cuarentena a todo un estado, se impone un aislamiento estricto; con un solo caso es suficiente para tomar esas medidas”.

Las medidas que se implantaron en Australia se ven rigurosas para otros países, pero los resultados han sido muy favorables.

Lo que beneficia al país es que es que tiene mucho territorio pero con sólo 25 millones de australianos, lo cual ayuda para tener un control más efectivo, si se compara con otras naciones como México, destaca el mexicano en Australia.

Refirió que las fronteras están cerradas para extranjeros, sólo pueden entrar y salir ciudadanos australianos y a veces tienen restricciones para regresar si la ciudad a la que van tiene varios casos de COVID-19.

Y por si fuera poco, hasta la primera semana de febrero no han aplicado ninguna vacuna, aunque ciertamente el tema se ha politizado, la misma población se pregunta por qué no han aplicado vacunas, por lo que ante las presiones, el gobierno ha dicho que a finales del mes podría iniciar la aplicación de la población y profesiones en riesgo.

Consideró que Australia está siendo muy cauteloso y espera a que haya más certeza de la efectividad de las vacunas, pero ante las presiones, ya está programando la vacunación.

Alejando Oliva, mexicano en Australia dijo que el COVID-19 es real, mucha gente está padeciendo  por lo que la gente en todo el mundo debe tomárselo en serio, quedarse en casa en la medida de lo posible,

Sin embargo, reconoce que para algunos países es difícil quedarse en casa porque se necesita trabajar para llevar el sustento a la familia, por lo que les pidió ser responsables y hacer lo que les corresponde. Hay que ser tolerantes con los que tienen que salir por necesidad, dijo.

Alejandro Oliva, forma parte de Australia Experience, una agencia educacional que ayuda a las personas, jóvenes de México y el mundo que tienen interés de estudiar o vivir en Australia.

“Esperamos que pronto se abran las fronteras en Australia para poderles recibir”, destacó.